Souad Massi · Dar dgedi

Souad Massi canta canciones de añoranza por el amor y por la propia tierra perdida, que tuvo que cambiar por París después de recibir amenzas de muerte en medio de la brutal guerra civil de su país, Argelia. Con raíces en los cantantes populares maudelines, la separa de bastantes de ellos su conciencia socio-política que nace de su propia experiencia personal.

La canción “Dar dgedi” (La casa de mi abuelo) llora la pérdida de aquel rincón, en medio de bosques y montes, en el cual una cierta precariedad se convertía en seguridad personal, espacio de raíces y certezas, belleza e identidades personales. Con toques musicales muy diversos, el disco del cual forma parte, “Mesk Elil”, fue premiado como el mejor disco de Músicas del Mundo del año 2006.
 
 
 

 
 

DAR DGEDI

Neskoun fi dar mebniya blehjer
Skaf fiha rachi mkassar
Bàida àla nass fi wast chjer
Bekri kanet tban li kssar

Tban li kssar, tbanli kssar
Kanheb do nestena nhar
Kanheb leskhoun ncheàel nar
Kanheb nechreb men lwad nàamer
Kanheb nebki netfeker

Rani sakna wahdi
Àaycha fi tarf edenya
Eddar li bnaha jeddi
Felekher malkit ghir hiya
Walit nehder wahdi
Wamàa li chfaw halia
Ddar li bnaha jeddi

Felekher malkit ghir hiya
Mankhafchi lhal yetkeleb
Kitssab cheta o tchamakh lekssar
Men bekri wejedt lehteb
Htana walit nehsseb
Tyalemt nehsseb

LA CASA DE MI ABUELO

Vivo en una casa de piedra
El techo tiene algunas rendijas
Lejos, escondida a las miradas, en medio de los árboles
En un tiempo me parecía un palacio

Vivo en medio de las montañas
Cuando tengo sed voy a la fuente
Cuando tengo frío enciendo el fuego
Cuando quiero luz espero el día
Cuando quiero llorar, lo recuerdo

Vivo sola en el fin del mundo
La casa que mi abuelo construyó
Era mi único refugio
Acabé diciéndomelo a mí misma
Y a la poca gente que me recuerda
La casa que mi abuelo construyó
Era mi único refugio

No tengo miedo del mal tiempo
Cuando llueve el techo tiembla
Pero tengo recursos para mucho tiempo
Y he aprendido a estar preparada
Vivo sola en el fin del mundo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *